#SCD17: El impacto de lo virtual

¿Cómo nos afectan las condiciones de no lugar, no distacia, no demora, fuera de lo virtual? ¿Cómo vivimos el cambio de paradigma cuando nos relacionamos con espacios o proyectos?

#SCD17: El impacto de lo virtual fue un evento programado y producido por Vértices -grupo de trabajo creado en el máster de gestión cultural- en Medialab Prado y perteneciente a la Semana de la Cultura Digital 2017, jornadas promovidas por la UC3M. El objetivo de la Semana de la Cultura Digital es reflexionar acerca de los efectos de lo virtual y las nuevas tecnologías en el sector cultural. La propuesta de Vértices ponía su atención en los cambios que para el usuario cultural suponen las nuevas formas de concebir el espacio y el tiempo. Para desarrollar el tema, tres artistas investigadorxs y filósofxs con trayectoria en prácticas contemporáneas hicieron una introducción al diálogo: Inma Femenía, Solimán López y Juan Martin Prada. A partir de sus intervenciones comenzó un diálogo entre todas las personas asistentes.

De manera paralela, desde el inicio del evento todx asistente fue invitadx a participar en un experimento mediante una tarjeta que se entregaba en la puerta: una conversación virtual vía WhatsApp paralela al diálogo físico.

Whatsapp es una herramienta que entiende poco de las jerarquías o roles como los que se producen habitualmente en el acto cultural: unxs, más expertxs o más segurxs, hacen preguntas, exponen, debaten, contradicen, plantean. Otrxs escuchan, callan, piensan, quieren pedir turno pero no se atreven a participar, o prefieren hacerlo en bajito con la persona de al lado, o se encuentran en un contexto que viven como tan extraño que, aunque quieren pensar en algo que preguntar o que decir, ni siquiera se les ocurre -sin embargo, cuando llegan a casa, sí tienen muchísimo que pensar y/o decir.

Utilizar el grupo de Whatsapp fue un intento de ponernos a todxs desde el mismo punto de partida: la cotidianeidad de nuestro teléfono. Para algunxs, que sus palabras quedaran grabadas y escritas era una barrera diferente pero presente. Para otrxs, fue una manera de intervenir cómodamente como no lo habrían hecho de otra manera. Y para otrxs, que no compartieron el espacio y tiempo del encuentro, fue la herramienta que les permitió formar parte -directa y activamente- del entrecruce de conversaciones virtuales y presenciales.

En este proyecto me encargé de diseñar y ejecutar la labor de mediación en el grupo, que estuvo activo desde que empezaron a unirse asistentes y continuó abierto para compartir materiales y reflexiones relacionados, tal y como se acordó al finalizar el encuentro. Tras la introducción de los ponentes, la conversación fue proyectada en la pantalla de presentaciones.

El encuentro fue grabado en streaming. La conversación de Whatsapp fue recogida en este documento.