Repensando Medialab Prado

Repensando Medialab Prado es el proyecto de máster que realicé junto al resto de Vértices: María Alcalá, Paloma González, Berenice Sánchez, Eduardo Vaca y Andrea Vásquez. El trabajo analiza la institución y el contexto de Medialab Prado y plantea escenarios o posibles vías de acción. Puedes acceder a todos los contenidos del trabajo aquí.

Medialab Prado es un espacio de experimentación, investigación, producción y difusión de proyectos que funciona como un departamento de I+D para la ciudadanía. Su modelo y prácticas se encuentran profundamente orientados hacia formas de trabajo participativas y cooperativas que han surgido en la realidad virtual -trabajo en red, materiales open source, usuarios prosumidores, prácticas del procomún, programación y prototipado para la innovación social… Parte de su actividad se programa desde iniciativas de su equipo interno y parte nace de iniciativas de grupos de personas que quieren desarrollar un proyecto en comunidad abierta.

Es decir, Medialab Prado propone actividades en las que involucra a la ciudadanía y, a la vez, acoge a grupos de personas que quieren desarrollar una actividad de manera colaborativa, en un lugar accesible para cualquier otra persona interesada. Debido a su naturaleza, su actividad toca multitud de disciplinas y metodologías que interaccionan y se alimentan entre sí. Este entrecruce funciona gracias a que, mediante vocabularios más o menos expertos y reflexiones más o menos desarrolladas, toda la comunidad de la institución comparte y respeta una filosofía de acción.

El centro ha experimentado un importante aumento de actividad en el último año. Después de seis meses acelerados, el medialab ha alcanzado un momento de estabilidad que le ha permitido detenerse a reflexionar sobre las circunstancias, el nuevo contexto y sus expectativas. El crecimiento de proyectos y públicos ha venido muy bien para legitimar y fortalecer a la institución frente a las entidades de gobierno. También para amplificar la difusión de metodologías y valores del centro, alcanzando nuevos y más diversos públicos a través de programas entre los que destaca Experimenta Distrito. Sin embargo, la celeridad de los acontecimientos ha presentado algunas amenazas: sobrecarga de trabajo, jerarquización de estructuras que no han tenido tiempo de definir responsabilidades, desorden en la información…

El equipo interno ha retomado una labor de trabajo en la identidad y estrategia del centro que ya desarrolló en otras etapas de cambio o vulnerabilidad de la institución. Por otra parte, el estudio de diseño Tata&Friends ha presentado recientemente la nueva identidad gráfica de Medialab Prado, que incluye una nueva organización de contenidos más clara y sistematizada.

Repensando Medialab Prado hace un profundo estudio de la historia y filosofía de la institución, así como de su marco jurídico, estrategia de contenidos, herramientas de difusión y finanzas. Partiendo de todos estos datos, Vértices no sólo ha comprendido de manera minuciosa el funcionamiento del centro, la fórmula de trabajo del equipo, cómo opera y se comunica con el público, sino que además se ha sumergido en un constante proceso de reflexión, de comprensión y debate sobre los valores y las filosofías que impregnan el centro y que le hacen seguir creciendo; las mismas que convierten a Medialab Prado en un espacio de referencia para la sociedad y la cultura. Entre las iniciativas e intereses que nos impulsaban en las fases iniciales del desarrollo de este proyecto, contemplábamos propuestas, objetivos y cambios que hoy nos resultan pretenciosos y lejanos. Ha sido un proceso de diálogo continuo con la institución, pero también con nosotrxs mismxs.

Partiendo de la situación en la que se encuentra Medialab Prado -un momento de crecimiento sin antecedentes- consideramos que la propuesta de nuestro trabajo había de girar en torno a una reflexión. En primer lugar, porque la naturaleza de la institución y los métodos con los que trabaja así lo requieren. En segundo lugar, porque creemos que la situación y la institución precisan tiempo para tratar con prudencia algunas de las cuestiones que surgen del análisis. Por último, porque Medialab Prado resulta muy interesante como experimento socio-cultural en el que plantear cuestiones que afectan a cómo podrían ser las instituciones públicas culturales. Si tomamos al centro como un espacio de experimentación, no podemos imponer propuestas sino proponer reflexiones que lleven a decisiones deliberadas.

De esta manera, el proyecto muestra con profundidad las diferentes perspectivas que se desprenden de la situación del centro. Nuestras sugerencias se introducen a través de preguntas que pretenden sumergir al lector en posibilidades y supuestos escenarios, favoreciendo una mirada plural y consecuente que se estructura en seis apartados:

  • Medialab Prado como entidad municipal
  • Planificación estratégica
  • Relevancia de las herramientas de difusión: comunicación, participación, mediación, educación, exposiciones
  • Coherencia gráfica
  • Alternativas de ingresos
  • Pensar en los orígenes

Las reflexiones desarrolladas profundizan en muchos aspectos de la gestión de Medialab Prado. Nuestra valoración de su trayectoria y perspectivas es positiva, pero reconocemos la envergadura y trascendencia del trabajo que aún hay por hacer. La necesidad de este esfuerzo es muy valiosa, pues evidencia la complejidad y tensiones de un centro lleno de vida, que se encuentra aún lleno de entusiasmo por explorar su devenir.

Es interesante que el centro reflexione sus posibilidades y se deje invadir por cada una de las opciones que planteamos. Sin embargo, creemos que las fórmulas más interesantes y adecuadas se encuentran, probablemente, en la hibridación entre ellas. Entendemos, además, que sus objetivos no son tan distantes. La diferencia se encuentra en la actitud del equipo: su cansancio o las ganas por continuar revolucionándose, su altruismo o ambición, sus ganas de establecer nuevas relaciones o de trabajar en grupos más pequeños, su vocación política o neutralidad…

Medialab Prado es una institución que ha evolucionado acompañada, en todo momento, de procesos de análisis, retrospección, debate y pensamiento crítico. Abandonar este procedimiento por falta de tiempo sería su mayor pérdida: tiene la responsabilidad ante sus usuarixs de no dejarse llevar por la presión para transformarse mediante inercias.


 

El proyecto se encuentra en proceso de ser presentado públicamente en Medialab Prado [escribiré sobre esto!].