#powerprototyping! – Workshop de empoderamiento sexual y digital

El domingo 18 de marzo participé en el workshop #powerprototyping!: un encuentro que, vertebrado por el proyecto de impresión de clítoris 3D de Odile Fillod, ha trabajado desde una perspectiva feminista el empoderamiento sexual y digital.

#powerprototyping surge de una propuesta de MadLab Makers para dar difusión al proyecto de Fillod en el Pabellón de España durante la Biennale Architettura 2018 de Venecia a través de impresión 3D en directo y algunas presentaciones. El equipo de comisariado, liderado por Atxu Amann, seleccionó la propuesta para el pabellón digital. Esto hizo necesario repensar el formato y Julia Casanova Abós y yo entramos en la conceptualización de la acción.

Entendiendo que el trabajo de Fillod es un proyecto de difusión de conocimiento, estructuramos un taller en el que, a través del diseño de sus clítoris, habláramos de sexualidad, placer, herramientas digitales, ciberactivismos, inteligencia colectiva, emancipación y transformación social; del fablab como un CSA o parte de él, de nuestros cuerpos y de nuestras identidades, de militancia por el conocimiento libre. Para ello contamos con el apoyo fundamental de Los placeres de Lola, una tienda erótica para mujeres que trabaja desde una firme posición antipatriarcal y que cedió su espacio, y con el de Mentxu Abril, psicóloga y sexóloga que hizo un trabajo maravilloso en la primera parte del workshop deconstruyendo los principales mitos contemporáneos del sexo y del placer de los cuerpos con clítoris.

La segunda parte del taller se centró en las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición y cómo podemos aprovecharlas para desarrollar procesos de conciencia crítica colectiva y transformación social. Tuve el gusto, entonces, de echar un poquito el rollo que más me apasiona: situar conceptual y metodológicamente las prácticas de activismos digitales. Hablé de la sociedad red, de los inicios de los ciberactivismos, del post-internet, las ciberélites, los ciberfeminismos y del valor de sacar todos los protocolos y mecanismos que tan claramente hemos visualizado en internet afuera del espacio virtual. De lo importante que es tener claro cómo nos estamos relacionando y qué procesos queremos poner en marcha cuando utilizamos herramientas con tanto potencial.

Después, Julia Casanova habló de las principales herramientas de fabricación digital y sus posibilidades, así como de los fablabs como comunidades que se van estructurando a su alrededor. Álvaro Almazán pasó después a explicar el funcionamiento de las impresoras 3D y a contextualizar el proyecto de Odile Fillod sobre la anatomía del clítoris. La conversación posterior se alargó lo suficiente como para trasladarse a un bar cercano, donde compartimos experiencias y reflexiones en torno a las ideas y proyectos comentados.

El proyecto terminó interesando al equipo de comisariado de la Biennale lo suficiente como para querer que apareciéramos, también, en el pabellón físico. MadLab Makers desarrolló este vídeo que se expone en el espacio digital y una composición de imágenes que estuvo pegadas en los muros tangibles del pabellón.

Cuando empezábamos a trabajar el formato final del proyecto me acordé mucho de las VNS Matrix con su manifiesto ciberfeminista. También reflexionamos sobre cuál era la idea más esencial de nuestra actividad; entendimos que lo que estábamos diseñando era una reflexión colectiva sobre propuestas de empoderamiento, estábamos prototipando otras formas de poder. En este proceso surgió el diseño de este cartel, con el que me emocioné tanto que me hice una sudadera: