Noche de oráculos

El pasado mes de junio participé en el taller de oráculos que Lucía Egaña impartió en Hangar. En sus sesiones trabajamos los oráculos como sistemas de autoconstrucción, análisis y producción de herramientas para la gestión de la realidad. Generamos un oráculo colectivo [súper potente!] y cada una desarrollamos otro individual basado en nuestras experiencias e ideas sobre el proceso de adivinación. La noche del 7 de junio organizamos una velada en la que poníamos a disposición del público nuestras creaciones.

Mis experiencias cortando el pelo me hicieron reflexionar sobre los rituales de intimidad y de confianza en otras manos que se producen en el acto, tan semejantes a los de la lectura del tarot. Mi oráculo, inspirado en esta relación, propone una lectura del problema basado en las decisiones y actitudes de quien se corta el pelo sobre el tablero.