Fiesta en tres actos

Llevaba años conservando un archivo de Super 8 grabado por mi abuelo, Juan Cachinero, con muchos vídeos sobre la vida cotidiana de una familia andaluza humilde a finales de la dictadura. Migrar a la capital de provincia, pasar las vacaciones en el pueblo, la primera vez que vieron el mar, los santos y cumpleaños en casa, bailar en la azotea, paseos por la ciudad, los vestidos que cosía mi abuela copiando los de las tiendas, el barrio evolucionando a su alrededor mientras lxs niñxs crecían…

Ya en los 90, mi padre, Antonio, los grabó con su cámara analógica mientras los proyectaba en la pared del salón de casa. En su transformación_conservación, filma una sesión en la que mi madre y él observan esos rollos. Como sonido, acompaña el traqueteo del proyector de Super 8 y algunos silbidos, susurros y risas mientras miraban.

En un último paso de transformación_conservación, esos vídeos llegan a mí digitalizados. Desde que los recibo, los guardo en mi disco duro. Los veo a solas o con mis personas más queridas de vez en cuando, descubriendo, consolidando o contradiciendo ideas heredadas o construidas por mí misma sobre esta ascendencia. Esta pieza es un montaje a partir de estos materiales sobre tres acontecimientos: la feria, la semana santa y el cumpleaños.

Por cierto, para el aniversario del Centro LGTBI de Barcelona, DU-DA comisaría unas proyecciones sobre lo festivo donde Fiesta en tres actos forma parte de la escritura fílmica.